Aunque radicada en Suecia, siempre estoy en contacto con Colombia

Enviado por admin el Vie, 06/27/2014 - 15:27
Nombre autor

Margarita Matíz

Descripcion del autor

Diseñadora Industrial Colombo-Sueca nacida en Bogotá, Colombia. Estudió en el Colegio San Patricio y es egresada de la universidad Jorge Tadeo Lozano en Bogotá en 1997. Realizó una pasantía en el Centro de Diseño Industrial CID de la Whirlpool en Italia. Hace Maestría MFA en Diseño en La Universidad Nacional de Arte Manufactura y Diseño en Estocolmo, Suecia llamada Konstfack. Radicada en Estocolmo desde 1997, ha trabajado en diversos campos del diseño desarrollando productos para el espacio, artesanías, dirección de arte para comerciales, curaduría, manejo de identidad y exhibiciones que promueven el diseño y el arte alrededor del mundo. Ha trabajado en el departamento de conceptos futuros del Electrolux, en la Agencia Espacial Europea ESA, coopera desde su estudio Matiz Bergfeldt Design con No Picnic, el estudio de diseño Industrial más reconocido en Suecia y con el Instituto Sueco, siendo la Institución más prestigiosa e importante en la difusión de la cultura sueca por el mundo. Margarita es la primera diseñadora Industrial Colombiana que es reconocida tanto en su país de residencia como en su país de origen por su desempeño con el premio Carpe Vitam en Estocolmo donde el jurado dice “Margarita es una diseñadora con gran visión, iniciativa y valor para sacar adelante sus ideas. Exaltamos su labor en difundir el conocimiento sobre el diseño tanto en Suecia como en el campo Internacional”. Margarita fue reconocida en la primera selección del premio 100 Colombianos desarrollado por marca Colombia y fusionarte el cual exalta su labor como colombiana en el exterior. Su reto para el futuro es continuar utilizando su profesión como herramienta para contribuir y enriquecer nuestras vidas.

Durante el 2014 la Universidad Jorge Tadeo Lozano celebra los 60 años de su fundación y 40 años de la creación del Departamento de Diseño Industrial. En conmemoración a esta celebración fuimos especialmente invitados cuatro destacados egresados de los programas de Diseño Gráfico (Arutza Rico y Leo Espinosa) e Industrial (Rodrigo Torres y yo: Margarita Matiz). 

 

El reto del diseño en Colombia es ser humano, significativo, innovador y ecológico 

 

La inauguración se llevó a cabo en el Museo de Artes Visuales de la Tadeo con la exposición “Abracadabra”, además participamos en un conversatorio con la comunidad académica, en el Auditorio Fabio Lozano; para los estudiantes de Diseño Industrial se organizó un seminario donde tuve la posibilidad de exponer mi trayectoria profesional haciendo una retrospectiva de algunos de mis trabajos y a la vez, reflexiones y paralelos con el diseño Sueco, siendo Suecia mi país de residencia actual y a la vez un gran líder en el diseño mundial.

En el texto de Introducción de la Exposición de “Abracadabra” la Universidad cita: “El grupo de egresados de Diseño Gráfico y Diseño Industrial es muy grande y hay entre ellos muchos con trayectorias reconocidas que se destacan por sus realizaciones. En el Museo de Artes Visuales se han llevado a cabo exposiciones del trabajo de nuestros egresados desde hace algunos años. Para esta ocasión se han seleccionado unos diseñadores Tadeistas que se han convertido en modelos a seguir por las nuevas generaciones. Son diseñadores que encarnan desde su trayectoria profesional el compromiso ético, la búsqueda de la excelencia, una gran sensibilidad estética y una responsabilidad sobre lo ambiental que dan cuenta de los valores Tadeistas. Arutza, Margarita, Leo y Rodrigo han logrado un lugar de privilegio en el diseño contemporáneo desde sus importantes aportes en escenarios locales y globales, que les han permitido obtener reconocimientos nacionales e internacionales”

Con este grato preámbulo, fue muy emocionante viajar a Colombia, y regresar como invitada a la Universidad, la cual ha crecido inmensamente no solo en su arquitectura sino en la cantidad de alumnos que salen cada año de Diseño. Cuando yo estudiaba eran 800 estudiantes los que salían anualmente, ahora es el doble así que se ha convertido en una gran maquinaria y creo que es una gran responsabilidad el formar excelentes profesionales, de integrarlos en el campo laboral y darles las mejores herramientas. Pero claro está que el estudiante debe estar al mismo tiempo sediento de aprender al máximo pues la competencia es grande al salir de la Universidad en cualquier lugar del mundo.

El haber sido invitada a ser parte de la celebración de la Universidad me enorgullece ya que considero que es importante que el trabajo también tenga un reconocimiento en el país de origen.

Durante mi estadía en Colombia en el mes de Abril también fui invitada a ser parte del jurado del Premio Lápiz de Acero junto con los diseñadores Gloria Barrera y Federico Palacios con quienes tuvimos a cargo la evaluación de las categorías de Diseño Industrial en el área de producto. 

Vale resaltar que El Premio Lápiz de Acero es el reconocimiento anual a los mejores proyectos de diseño con intervención de colombianos en su creación. Sus resultados, publicados por la revista Proyecto Diseño en edición especial, son la mejor reseña del estado del diseño nacional.

 

 

 En nuestro país hay mucho por hacer,

hay buenos motores de desarrollo 

 

El ser jurado de este premio fue un ejercicio interesante ya que se descubre el mapa de la situación actual del diseño en nuestro país. Es importante el premio porque promueve el diseño e incentiva tanto a los diseñadores como a las empresas a creer y usar el diseño como herramienta para crecer y competir en el Mercado nacional e internacional.

Durante mi visita a Colombia tuve la feliz oportunidad de encontrarme con queridos profesores como el Arquitecto Fernando Correa quien me dio la oportunidad de hacer la pasantía en Italia cuando era decano de la Tadeo, periodistas, colegas, amigos de carrera, contactarme con la embajada de Suecia en Colombia y reunirme con Artesanías de Colombia para discutir futuros proyectos.

Como siempre mis viajes a Colombia son muy productivos. En nuestro país hay mucho por hacer, hay buenos motores de desarrollo. Es importante que las compañías en Colombia vean el diseño como un componente natural para poder desarrollarse, crecer y poder competir en el mercado.

El reto del diseño en Colombia es ser humano, significativo, innovador y ecológico.

Cuando estudiaba en Konstfack, aprendí de mi profesor Lars Lallerstedt un consejo muy importante para compartir con ustedes: “Uno puede encontrar toda clase de interesantes proyectos a realizar leyendo el periódico diario”.

Es importante que, aunque vivo fuera del país, siempre pueda aportar de una u otra forma por medio de mi profesión a Colombia.